Politica Calidad, Medio Ambiente y Seguridad

El sistema de gestión integrado del Grupo SMI

SMI S.p.A. y las otras sociedades del Grupo SMI (SMIPACK – SMILAB – SMIMEC - SMITEC – SARCO.RE) consideran el desarrollo sostenible entre los valores irrenunciables de la propia misión empresarial, con el objetivo de crear una estrecha armonía entre la actividad industrial, la calidad del producto, el respeto al ambiente y la seguridad laboral. Las empresas del Grupo SMI adoptan un Sistema de Gestión Integrado de Calidad y Ambiente en acuerdo a las normas UNI EN ISO 9001:2008 (Sistema de Gestión de Calidad) y UNI EN ISO 14001:2004 (Sistema de Gestión Ambiental). SMI S.p.A. adopta también un Sistema de Gestión de Seguridad en acuerdo al estándar internacional BS OHSAS 18001:2007. OHSAS 18001 (Occupational Health and Safety Assessment Series, Sistemas de Gestión de Salud y Seguridad Laboral) se refiere a una serie de especificaciones sobre la salud y seguridad en el trabajo, materializadas por BSI (British Standards Institution) en la OHSAS 18001 y OHSAS 18002. Un Sistema de Gestión en Seguridad y Salud Ocupacional (SGSSO) ayuda a proteger a la empresa y a sus empleados. OHSAS 18001 es una especificación internacionalmente aceptada que define los requisitos para el establecimiento, implantación y operación de un Sistema de Gestión en Seguridad y Salud Laboral efectivo. OHSAS 18001 se ha escrito para ser integrada sin problemas con otras normas de sistemas de gestión tales como ISO 9001 e ISO 14001.

El sistema de gestión integrado del Grupo SMI

Calidad, Ambiente y Seguridad son la base de un proceso productivo implantado a la coexistencia armoniosa entre individuos, tecnología y naturaleza, que sea capaz de generar un valor agregado para los clientes y sostener el desarrollo social del territorio. Entre los objetivos prioritarios de la propia actividad, las empresas del Grupo SMI resaltan la importancia de comunicar a sus empleados y al personal externo los principios y valores de la política empresarial adoptada en materia ambiental y de seguridad laboral. Para sostener tal política, la Dirección General ha identificado una serie de acciones, mejor definidas en los documentos acerca de la Política de Calidad y Ambiente y la Política de Seguridad. En el ámbito de acciones adoptadas para el desarrollo sostenible y para la protección ambiental, las empresas del Grupo SMI han obtenido resultados significativos con la sustitución de los componentes en plástico de las máquinas con partes en acero recuperadas de los desechos de la producción. La atención a la protección ambiental es además la base de importantes decisiones empresariales, como la renovación de los vehículos empresariales, pasando a vehículos eléctricos y a baja emisión de CO₂. Las empresas del Grupo SMI ponen un empeño significativo en proyectos para el ahorro energético y el sostenimiento del territorio, entre los cuales destaca una central hidroeléctrica que dispone de una capacidad de producción máxima de 6 GWh al año, alimentada por el Río Brembo y operada por SMIENERGIA, que produce energía verde destinada ya sea a las fábriquas del Grupo SMI (oficinas, áreas de producción y laboratorios), que a la red nacional.

_

SMI mide periódicamente los gases de efecto invernadero producidos por su organización e identifica las posibles áreas de intervención para reducir su "carbon footprint", por ejemplo favoreciendo el uso de materiales ecocompatibles, persiguiendo una mayor eficiencia energética y desarrollando nuevos productos de bajo consumo. La acción de SMI en este sentido se inspira en las líneas directrices ISO 14064-1; en lo específico, el estudio llevado a cabo por SMI sobre el impacto ambiental de su actividad en el año 2014 ha sido objeto de verificación por parte del organismo de certificación independiente CSQA, el cual ha constatado, gracias a las mediciones realizadas por la empresa, una disminución de unas 85 t de CO₂  equivalentes introducidas en el ambiente, frente a un total de unas 920 t. Asimismo cabe citar que la instalación de tres plantas fotovoltaicas en el transcurso del 2014 en la sede de la calle Ceresa ha contribuido a mejorar estos resultados. La verificación se validó con alcance internacional en octubre de 2015 por CSQA, con la obtención por parte de SMI del correspondiente certificado. El cálculo se ha realizado analizando en detalle tanto las emisiones directas de GHG (gases de efecto invernadero) derivadas de la combustión de gas metano, combustibles de automoción, gases técnicos y de las pérdidas de gases refrigerantes, como las emisiones indirectas relacionadas con el consumo energético.

_