La nueva oficina central del Grupo SMI

_

La nueva oficina central de 65.000 m² del Grupo SMI es el resultado de la recualificación de las instalaciones de la antigua fábrica de papel; empezado a finales de 2011, el proyecto ha consistido en la reestructuración total de las viejas fábricas y de los edificios destinados a oficinas, con una especial deferencia al desarrollo sostenible.

El proyecto de reestructuración se basa en un atento estudio de los temas ambientales y del impacto en el territorio, centrado en el binomio “Arquitectura y Ambiente”, que ha llevado a aplicar una serie de soluciones innovadoras para reducir al mínimo el consumo de energía y el impacto medioambiental de la nuevas instalaciones industriales SMI.

Las nuevas instalaciones cuentan con una cobertura fotovoltaica del techo de los cuartel general del Grupo SMI. El nuevo establecimientos de ensamblaje, con una capacidad de producción de energía eléctrica de 726 kWh al año, gracias a la cual SMI puede reducir en 320 toneladas al año la emisión de anhídrido carbónico en el medio ambiente. Entre los equipos de alta eficiencia instalados en el nuevo cuartel general figura un equipo solar térmico para el calentamiento del agua utilizada en los servicios de la empresa (baños, jardines, etc.).

La estructura también cuenta con una central hidroeléctrica, gestionada por la sociedad SMI ENERGIA, que dispone de una capacidad de producción máxima de 6 GWh al año de energía verde obtenida de las aguas del río Brembo que fluye cerca de las instalaciones industriales; la central se ha p o t e n c i a d o con una nueva turbina Kaplan, que aprovecha el salto y la presión del agua.

_

La importancia del binomio Arquitectura y Ambiente

Las obras de recualificación se realizaron en diferentes etapas para permitir el paso gradual de las actividades de la vieja sede a la nueva; empezado en la segunda mitad de 2013, el traslado de las oficinas y de las plantas de producción SMI concluyó en junio de 2014.

En verano, el acondicionamiento del aire de los ambientes de trabajo se realiza mediante bombas de calor en vez de los tradicionales equipos eléctricos, mientras que en invierno para el calentamiento se han instalado generadores de calor de última generación de alta eficiencia y rendimiento. Para evitar las dispersiones de aire frío y caliente de las oficinas y plantas de producción, se ha realizado un innovador sistema centralizado de enfriamiento que toma aire del exterior, lo filtra y lo hace circular por los ambientes internos.

En el nuevo cuartel general del Grupo SMI se han previsto una serie de soluciones innovadoras para obtener el máximo ahorro energético:
• nueva instalación de calefacción en el suelo de los locales, que aprovecha el agua a baja temperatura procedente de una caldera por condensación (este tipo de caldera tiene un rendimiento energético superior al de los generadores de calor habituales);
• aislamiento de los edificios, reduciendo la dispersión térmica del revestimiento de los mismos e interviniendo en suelos y techos, con la consiguiente reducción de la energía primaria necesaria para calentar los locales;
• completa renovación de las instalaciones de iluminación, con la introducción de un avanzado sistema de control domótico que permite encender total o parcialmente las luces en función del número de personas presentes en un determinado ambiente y de la cantidad de luz natural que entra por las ventanas y por los tubos solares.

Gracias a dichas intervenciones y con el asesoramiento de la sociedad Sunsaving, SMI ha podido obtener del Gestor de los Mercados Energéticos (GME) el reconocimiento de Títulos de Eficiencia Energética (TEE) y la rendición de cuentas de los ahorros derivados de las citadas intervenciones.

Dichos Títulos, también llamados “Certificados Blancos (CB)”, son un incentivo público dado bajo forma de contribución económica para las empresas que se comprometen a realizar intervenciones de eficiencia energética finalizadas a reducir el consumo y a la utilización óptima de los recursos disponibles; los Certificados Blancos se utilizan en Estados Unidos y en muchos países de la UE, donde son conocidos como “Energy Savings Certificate (ESC)”, “Energy Efficiency Credit (EEC)” o “white tag”.

La implementación de dichas soluciones eco-sostenibles permitirá a SMI obtener anualmente un ahorro energético en el consumo de gas metano estimado en unas 70.000 Smc (Standard metro cúbico) o 57 TEP (Toneladas Equivalentes de Petróleo) y adquirir 167 TEE (Títulos de Eficiencia Energética).

_

  • _
  • _